viernes, 21 de noviembre de 2008

Poema sin título


-----
-----

Un poema sin título, una impronta liviana, para nuestra querida Ana Pérez Cañamares.
----
--

---
-----
------

------- Desnudo, ¿es nadie o aire ahora?

----
Los lentos
-en su cargar con el mundo-
días ahora
nos dicen que tú, con tantas
costras y algún desacierto
no tienes
sustituto posible.
---------------- Si supiera
cómo. No sé: ¿querrás perdonarme?.
------
Este antioficio
tiene tanto que ver con lo mudo
que a veces se nos olvida
que lo más importante
no tiene nombre
---------------- ... ni paradero conocido
para reencontrarse.

Y aún así, seguimos buscando.
----- Ya no la palabra
si no el tacto que la contuvo.

------
II

Es de esa orfandad que somos tan propios
del desierto.
Tan ligeros como el aire,
la desnudez que no se rinde. Lo innegociable.
------

Víktor Gómez

4 comentarios:

Lola Torres Bañuls dijo...

Este antioficio
tiene tanto que ver con lo mudo
que a veces se nos olvida
que lo más importante
no tiene nombre


Es de esa orfandad que somos tan propios
del desierto.
Tan ligeros como el aire,
la desnudez que no se rinde.


El poema me gusta pero estos dos fragmentos juntos formam un poema realmente precioso. Una poética bellísima.

(Pido permiso para opinar vale).

Un abrazo Viktor y suerte en el recital de Madrid. Que lo paseís bien que estoy segura de ello,pero mis deseos allí van.

Un abrazo y buen viaje.

Viktor Gómez dijo...

Creo que has captado la esencia. Lo poco o suficiente que pudiera ese texto apresurado tener de poético. Es una carta en clave para Ana, querida amiga, muy querida.

Gracias por tu lectura. En Madrid sé que me acordaré de tí, de tus complicidad y buen ánimo.

Un beso,

Víktor

Lola Torres Bañuls dijo...

La verdad es que el poema es bonito. Me gusta mucho y cuando más lo leo más aún.

Nada pues eso.

Un beset.

Miguel Iñiguez dijo...

Me alegro de ir conociendo un poco tu modo de decir, o el decir mismo que se presenta asistente para rescatar precisamente lo que podría ser aire o tantas veces negación de lo propio. Digo asistente porque tal vez sean lecturas que nos salen al paso Víctor
Un saludo y abrazo!